jueves, 6 de agosto de 2015

Por Carlos Del Frade
(APe).- Las bolsas de basura ardían y humeaban a la altura del kilómetro 3 de autovía en el camino del Buen Ayre. Los vecinos reclamaban la aparición con vida de Tiziano Moyano, de solamente dos años y medio, que no era encontrado por su familia desde hacía más de un día.
La imagen traía la memoria. Cerca de allí, en un zanjón de José León Suárez, lo encontraron ahogado.
El 9 de junio de 1956, en esa misma geografía, más de una docena de militantes peronistas eran fusilados por la dictadura que había volteado el segundo gobierno del General que había instalado aquella frase mítica que recorre la historia argentina: “Los únicos privilegiados son los niños”.
Allí, en el mismo lugar donde fusilaron a los seguidores de aquel sueño, casi seis décadas después, la frase se da vuelta con ferocidad. En la Argentina del presente, cerca del promocionado día del niño, las pibas y los pibes parecen ser los primeros perjudicados.
Las informaciones sostienen que Tiziano, según “las primeras pericias realizadas por la Policía Bonaerense sufrió una asfixia por sumersión. Tenía puesto el pañal y la ropa con la que había sido visto por última vez por sus padres y no había rastros de violencia física en su cuerpo pero sí restos de pasto en sus manos. La mamá del chico relató a los medios que había dejado al menor jugando con sus amigos en la calle y cuando volvió ya no lo encontró. Efectivos de la policía bonaerense hallaron el cuerpo sobre el margen de un arroyo de José León Suárez, pero aún no fueron establecidas las causas de la muerte”, apuntaron los medios.
-Estaba jugando con los amiguitos como siempre. La mamá se fue a cambiar al hermanito y cuando volvió el bebe ya no estaba. Se hizo la denuncia correspondiente, vinieron de todos lados y en estos momentos comienza la búsqueda profunda, en los zanjones – dijo la abuela.
En ese mismo último lunes de julio de 2015, Mayda Ayelén Caccone, de tres años, murió por un balazo disparado por “motochorros”, según la expresión que utilizaron los medios de comunicación. Habían robado un teléfono celular.
-Los atacantes viven en el barrio. Si esta gente queda suelta, corremos riesgo – argumentó Juan, uno de los abuelos de Mayda.
“La nena iba caminando con su mamá, su hermana y una prima cuando recibió el impacto. El disparo entró por el tórax y salió. Mayda falleció poco después en el Hospital Héroes de Malvinas, donde la operaron sin éxito. "Los médicos hicieron todos los esfuerzos pero la bala le perforó el corazón", dijo su abuelo que vive en el barrio Pompeya, en el partido de Merlo.
La noticia dice que “uno de los asaltantes entró cerca de las 11 de la mañana del lunes 27 de julio a un local de productos varios ubicado en Gaboto y Tellier. Su cómplice se quedó en la calle a bordo de la moto en la que iban. Adentro del negocio, los delincuentes sólo pudieron robar un celular y dispararon al aire para cubrir su huida. …Contaron que eran dos hombres adultos, pero jóvenes, y que iban en una moto roja y negra. Además, los peritos recogieron del suelo, en el lugar del hecho, un casquillo de una pistola 9 milímetros. Esas pistas los llevaron al barrio Arco Iris, también de Merlo. Con una orden de allanamiento, entraron en dos casas que compartían terreno. Ahí, vivían los dos sospechosos, que son cuñados entre sí: uno tiene 22 años y el otro 30 y cargan con un pesado prontuario de robos y uso de armas de guerra”, agregaban las crónicas.
Tiziano y Mayda son los nombres de los nuevos ángeles exiliados, chiquitos que ni siquiera llegan a conocer la escuela primaria como consecuencia de un sistema que multiplica violencia al mismo tiempo que profundiza desigualdades.
Para la organización Casa del Encuentro, cada veinte días es asesinada una chica entre doce y veintiún años y según el programa “Las víctimas contra las violencias”, del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, el 57 por ciento de las víctimas de violencia doméstica tienen menos de 18 años.
A pocos días del día del niño es necesario pensar que Tiziano y Mayda son los efectos de una sociedad que hace rato dejó de cuidar a sus niños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada