miércoles, 29 de abril de 2015

 

l lado oculto de la explotación petrolera no tradicional

Qué es el fracking, señalado como contaminante y agresivo contra el medio ambiente; es el método que se utilizará en la Argentina para extracción de gas y petróleo en Neuquén
Por Rodrigo Herrera Vegas  | Para LA NACION

Desde hace tiempo que he estado investigando sobre este tema. Durante el proceso debo admitir que la angustia e impotencia que me generó la información con la que me encontraba fue significativa. ¿Cómo es posible atacar de esta manera al medio ambiente y publicitar lo contrario? Es por ello que me pareció interesante compartir las características de la principal tecnología que ataca el medio ambiente, para darla a conocer y contribuir a la concientización sobre un tema cada vez más problemático a nivel mundial.
De hecho, el pasado miércoles 29 de agosto Yoko Ono y su hijo, Sean Lennon, lanzaron una campaña en New York en contra del fracking, denominada Artistas contra el fracking , cuya lucha lleva el apoyo de otros famosos. ¿El motivo? El fracking o fracturación hidráulica es un método de extracción de gas subterráneo que consiste en inyectar agua, arena y compuestos químicos a excesiva presión a fin de provocar fracturas en las rocas para que liberen el gas natural y el petróleo que se ubica en sus napas.


Una planta de extracción de shale-gas en Dimock, Pennsylvania. 

Una planta de extracción de shale-gas en Dimock, Pennsylvania. 
Foto 1 de 4

FRACKING: EFECTOS COLATERALES

La polémica en torno al fracking responde a dos motivos principales. Por un lado, la técnica invasiva con la que se busca extraer y explotar un recurso, en lugar de respetar la naturaleza. Por otro, la contaminación del agua que genera, ya que la combinación de arena y compuestos químicos que se inyecta amenaza con distribuirse hacia otros estratos donde fluyen corrientes de agua destinada a la potabilización y posterior consumo humano.
De hecho, en 2010 se dio a conocer el documental cinematográfico Gasland , donde su director Josh Fox investigó áreas residenciales de Pennsylvania, Nueva York, Ohio y West Virginia, en las que se habían iniciado prácticas de fracking para la obtención de shale gas. ¿Qué halló? Ciudadanos con enfermedades, agua contaminada e imposible de digerir, e incluso una muestra audiovisual de los efectos que dicha explotación genera en el agua cotidiana -esta imagen puede apreciarse en el tráiler- en la que al colocar un encendedor debajo de la canilla abierta genera una llama.

TRÁILER DE GASLAND (EN INGLÉS)

Además, el tamaño de los equipos utilizados para el funcionamiento de esta tecnología implica una ocupación de la tierra que perjudica al entorno natural y su ecosistema, llegando a eliminar especies vegetales y provocando la emigración involuntaria de animales. El notable incremento de camiones en el área de explotación aumenta la emisión de dióxido de carbono, al mismo tiempo que incide en la contaminación sonora de la zona.
Así, el gas natural se promociona como una energía limpia. Pero ¿puede decirse que es limpia cuando se obtiene de un tratamiento invasivo contra el medio ambiente en el que, además, se contaminan las aguas subterráneas? Según el experto en ingeniería mecánica, Anthony Ingraffea, presente en la exposición de la campaña, "la extracción de gas a través del sistema de fracking es errónea desde el punto de vista tecnológico y tiene lugar en el peor momento del cambio climático".

LOS EFECTOS DEL FRACKING

SHALE: EL OBJETIVO

La polémica sobre el fracking se desarrolla principalmente en torno a su uso para la extracción del llamado shale gas, una de las principales fuentes de gas natural en la actualidad de los Estados Unidos.
El también denominado gas de esquito se destaca por su ubicación en las capas subterráneas de la tierra, principalmente en las llamadas roca madre o roca fuente, cuya formación responde a los propios movimientos de las capas terrestres durante miles de años. Se lo considera un tipo de gas no convencional por su falta de permeabilidad y su ubicación, ya que implica implementar tecnología para su detección y su posterior extracción. Por este motivo, suele adoptarse el fracking como técnica para su obtención.
Desde el 2010, hubo diferentes opiniones sobre los efectos negativos en el medioambiente del shale gas principalmente vinculado a la emisión de gases de efecto invernadero, en comparación con el petróleo o el carbón. Una vez más, la investigación y prueba empírica de esta tecnología debieran de ser un requerimiento indispensable previo a su puesta en práctica.

LA SITUACIÓN EN ARGENTINA

Como si todo esto no fuera suficiente, lo que más llamó mi atención es la expectativa optimista que existe en nuestro país de implementar la tecnología de fracking para la obtención de shale gas. Dicha expectativa se vio fomentada recientemente por el posicionamiento de la Argentina como el tercer país en importancia mundial en yacimientos de gas no convencional, luego de China y Estados Unidos.
De este modo, según la U.S. Energy Information Administration , nuestro país dispone de reservas suficientes para 500 años según el consumo actual. ¿El problema? En lugar de realizar investigaciones que busquen promover el uso de verdaderas energías renovables y proteger nuestros recursos naturales; los interesados tienen un único propósito: extraer como sea. Y para ello, el fracking se les presenta como la tecnología más atractiva, especialmente en el yacimiento neuquino de Vaca Muerta .

Consultores y empresarios del rubro se han expresado en pos del fracking como la vía para posicionar mejor al país a nivel internacional, fijar precios bajos para la comercialización y encontrar nuevas oportunidades en la industria. ¿Y los efectos en el medioambiente y la sociedad? La información y el conocimiento son las claves para poder tomar decisiones a la hora de imitar modelos extranjeros. El planeta y la sociedad presente y futura debieran de ser los únicos aspectos a considerar a la hora de definir cómo extraer los recursos.
¿Cómo puede ser que se pongan en práctica tecnologías con escasa investigación previa? Segúnun estudio de la Universidad de Texas , sólo 32% de las 2400 personas consultadas está familiarizada con el concepto de fracking. El 28% restante no tiene ese tipo de contacto y el 35% nunca escuchó sobre el tema.
En los Estados Unidos se esperan los resultados que dará a conocer el Departamento de Conservación Medioambiental de Nueva York en base a los estudios que vienen llevando a cabo desde hace cuatro años para analizar el impacto que la técnica del fracking tiene sobre el ecosistema. Ojalá la veracidad del informe permita defender el medio ambiente en contra de intereses que sólo buscan el lucro, y que obligue a actuar responsablemente con  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada